Consultor independiente contratado por el Ministerio de Obras Públicas (MOP), Sergio Contreras, elaboró un detallado informe respecto a la falla ocurrida en febrero pasado en el puente Cau-Cau.

La responsabilidad de las averías presentadas en el proyecto deviene del diseño de ingeniería, elaborado por el MOP, y la ejecución de los trabajos, realizados por Azvi Chile, donde se utilizaron materiales (acero) o piezas (rótulas) que no cumplían con la certificación requerida.

El informe concluye que el origen de la falla se encuentra en la zona de unión de la rótula -que se engancha a la estructura del brazo sur- y la barra cilíndrica, que permite el levante (ver infografía). Esta rotura habría ocurrido por problemas del material usado y la soldadura mal ejecutada. “El plano de falla muestra una sección con una importante alteración (que revela) una soldadura secundaria mal ejecutada sobre un acero no adecuado para ser soldado (…). Es posible aseverar que fehacientemente la rotura de la unión entre el vástago y la rótula se produjo por la ejecución defectuosa e inadecuada de la soldadura”, dice el informe.

Sobre el diseño, el documento indica que “el sistema oleo hidráulico de levante del puente fue realizado conceptualmente de acuerdo al diseño original entregado por el MOP a los proponentes. Este diseño presenta una solución con falencias en su concepción”. Añade que éste diseño no estaba completo y que el constructor continuó sus trabajos según sus cálculos.

Fuente: La Tercera